31 de enero de 2014

Cosas que juré que nunca haría...

... ¡Y QUE HE ACABADO HACIENDO! Lo sé, soy una rajada...

Hubo un tiempo muy lejano en mi vida, en el que yo era una "mujer moderna". Me explico: trabajaba mucho, vivía en pecado, era joven, era muy independiente, sólo planchaba mi ropa (mi especie de marido se planchaba la suya o iba arrugado), no compraba calzoncillos, cocinaba poco, leía mucho, iba al gimnasio tres veces por semana, me ponía tacones y llevaba minifalda (aunque nunca las dos cosas a la vez), y era económicamente independiente.

Pero claro, luego con el tiempo la vida se empeña en cambiar, y hacerte evolucionar con ella (y pobre del que no lo haga, porque sufrirá mucho).

Primero llegó un hijo, y la carga extra la compensas con menos horas de sueño y menos tiempo para ti. Se acabaron la lectura y el gimnasio, y empezaron las malas noches. Después vinieron los problemas de pareja (que en realidad habían estado siempre ahí, pero que es más fácil no pararse a analizar, aunque esta sería otra historia), y una separación. Tres años de "segunda juventud", y luego otra pareja, la que tengo ahora, aunque con una macrocrisis por medio. Mientras tanto, cambios de trabajo, problemas de salud, depresiones, crisis entre socios, ...

Luego me casé ¡por la iglesia! a los 42, y para no aburrirme, llegó la crisis económica y otro hijo. Luego el paro, retomar los idiomas, aprender alemán "por si acaso", y aquí estoy, en el exilio, escuchando la tele alemana mientras escribo este post, en mi nuevo papel de "mujer poco moderna", planchando (poco, lo admito), limpiando, cocinando, llevando la administración de la casa, ocupándome de mi hijo adolescente y del enano de casi tres años, echando me menos a mi madre aunque hable con ella a diario, haciendo ganchillo, comprando calzoncillos para todos (algo que juré que nunca haría), trabajando más que nunca y queriendo siempre retomar en serio este blog que tengo medio abandonado.

Pero... lo cierto es que estoy FELIZ. Porque aunque nunca fue éste mi ideal de vida, siento que los mío me lo agradecen cada día, cada uno a su manera. He conseguido que estas cuatro paredes a 2000 km de nuestra casa se hayan convertido en poco tiempo en un hogar, y eso es lo que al final nos hace felices a todos.


NOTA: Este post me lo ha inspirado un comentario reciente en un post antiguo, "Cómo conseguir que tu marido te ayude". Gracias a todos por estar ahí y comentar, sois una fuente de inspiración continua ;).

11 de enero de 2014

Consejos para ser feliz

Esto me llegó por Whatsapp hace poco y lo he encontrado en este blog: Consejos de un padre a un hijo. No sé si el origen es cierto o alguien se lo ha inventado, pero tiene buenos consejos que merece la pena leer y recordar de vez en cuando. 
Copio y pego, y marco los que me parecen más importantes, con algún comentario de vez en cuando (en rojo):




_________________________________________

Jackson Brown no es un gran pensador, ni un Nobel de literatura. Es sólo un hombre común, un padre preocupado por la felicidad de su hijo que quiso escribir estos simples 'consejos', al momento que éste se iría a estudiar a la Universidad, lejos de su casa. Su hijo decidió fotocopiarlos y los distribuyó entre sus compañeros de estudio. Tuvieron tanto éxito, que una editorial le pidió autorización a Brown para editar un libro con ellos. Poco tiempo después, ampliado bajo el título 'Vivir Feliz', se convirtió en un Best Seller que lleva decenas de ediciones y Millones de ejemplares traducidos a varios idiomas.

Vivir Feliz:

Cásate con la persona correcta. De ésta decisión dependerá el 90% de tu felicidad o tu miseria (ésta estaba en el Whatsapp que me llegó, pero no en el enlace que os pongo, pero la añado porque me parece fundamental). Estoy totalmente de acuerdo. No hay nada peor que estar mal acompañado, así que, cásate con la persona adecuada, y si no es así, mejor no te cases, que soltero se puede vivir muy feliz. Aunque si te equivocas, existe el divorcio, ¡"a Dios gracias"! En una ocasión un amigo me contó que había decidido separarse porque ni se imaginaba, ni quería, envejecer al lado de su mujer. Interesante, ¿verdad? ;).

Observa el amanecer por lo menos una vez al año. 

Estrecha la mano con firmeza, y mira a la gente de frente a los ojos. Lo de
la mano blandengue ¡buf!. Y recuerdo a un compañero que cuando hablaba contigo ¡miraba siempre por detrás de tu hombro! Me daban ganas de mirar hacia atrás a ver si tenía un bicho o algo :).

Ten un buen equipo de música. Bueno, a mí ésta me da igual, pero mi marido (y creo que el resto de la humanidad masculina) está obsesionado con el tamaño de la tele. Algo de eso conté en éste post: "Cómo conseguir que tu marido haga lo que tú quieres"

Elige a un socio de la misma manera que elegirías a un compañero de tenis: busca que sea fuerte donde tú eres débil y viceversa. Yo prefiero no volver a tener socios, ¡¡¡los tuve y me fue fatal!!!

Desconfía de los fanfarrones: nadie alardea de lo que le sobra. A mí es que los fanfarrones y los listillos me dan repelús, en general.

Recuerda los cumpleaños de la gente que te importa. Yo desde que me pongo un aviso en el móvil, quedo como una reina! Confieso que siempre he sido un desastre con las fechas de cumpleaños, pero tampoco le doy importancia a que se olviden del mío. Especialmente pasados los 40... :P

Evita a las personas negativas; siempre tienen un problema para cada solución. Hay pocas cosas peores que pasar mucho tiempo con gente negativa, te chupan la energía.

Maneja autos que no sean muy caros, pero date el gusto de tener una buena casa. Yo más bien diría "haz que tu casa sea un hogar", y de eso no depende ni el tamaño, ni lo bonita que sea, ni lo caros que sean los muebles.

Nunca existe una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión. Nunca lo había pensado... Pero es cierto que la primera impresión es fundamental.

No hagas comentarios sobre el peso de una persona, ni le digas a alguien que está perdiendo el pelo. Ya lo sabe. Ni le preguntes a ninguna mujer si está embarazada, ¡aunque aparente estar de 8 meses!

Recuerda que se logra más de las personas por medio del estímulo que del reproche (dile al débil que es fuerte y lo verás hacer fuerza). Sí, pero tampoco le engañes. Mejor ayúdale a descubrir y saca partido de sus puntos fuertes y a ser consciente de sus puntos débiles, no?

Anímate a presentarte a alguien que te cae bien simplemente con una sonrisa y diciendo: Mi nombre es fulano de tal; todavía no nos han presentado. Yo en este caso generalizaría, porque creo que una sonrisa franca hace milagros, contigo mismo y con los demás. Hay que aprender a sonreír. No recuerdo cuándo ni dónde leí, que es imposible estar triste cuando sonríes. Eso sin contar con que la sonrisa es contagiosa.

Nunca amenaces si no estás dispuesto a cumplir.

Muestra respeto extra por las personas que hacen el trabajo más pesado. Yo también insistiría en que todos los trabajos son igual de dignos y de importantes, que no es más el que tiene una mejor posición. Algo que muchas veces se olvida.

Has lo que sea correcto, sin importar lo que otros piensen. Esto es algo que con los años va resultando más fácil.

Dale una mano a tu hijo cada vez que tengas la oportunidad. Llegará el momento en que ya no te dejará hacerlo. Y bésale, y achúchale, habla con él, ...

Aprende a mirar a la gente desde sus sandalias y no desde las tuyas. Ubica tus pretensiones en el marco de tus posibilidades. 

Recuerda el viejo proverbio: Sin deudas, sin peligro. Esto tenía que haberlo leído antes de firmar la hipoteca con el banco ;)

No hay nada más difícil que responder a las preguntas de los necios. Bueno, depende....

Aprende a compartir con los demás y descubre la alegría de ser útil a tu prójimo. (El que no vive para servir, no sirve para vivir). Yo aquí hablaría de la empatía, de aprender a ponerse en el lugar del otro. Eso te mueve a ayudar, a hacer sin pensar lo que te gustaría que te hicieran a ti. En eso le he insistido siempre a mi hijo: "No le hagas nunca a nadie lo que no quieras que te hagan a ti". Y creo que es cierto, ayudar a los demás da mucha satisfacción.

Acude a tus compromisos a tiempo. La puntualidad es el respeto por el tiempo ajeno. 

Confía en Dios, pero cierra tu auto con llave. Confía en Dios, pero corre. A Dios rogando, y con el mazo dando. ¡No tienen nada que ver con lo que dice, pero me los ha recordado! :D

Recuerda que el gran amor y el gran desafío incluyen también 'el gran riesgo'. El que no arriesga no gana. Cuánta gente se lamenta de su triste destino sin mover un dedo por cambiarlo (cuando se tiene la posibilidad de hacerlo, claro, que por desgracia no siempre se puede).

Nunca confundas riqueza con éxito. O "el dinero no la la felicidad", aunque es cierto que debe dar mucha tranquilidad :).

No pierdas nunca el sentido del humor y aprende a reírte de tus propios defectos. No me imagino una vida sin sentido del humor, eso los que me conocéis os lo podéis imaginar. Ni con alguien al lado que no lo tenga ¡Con lo bien que sienta una buena carcajada! No puedo entender a la gente que se toma las bromas como ofensas personales, me parece muy triste, pero allá cada cuál...

No esperes que otro sepa lo que quieres si no lo dices. Aunque somos nosotras las que tenemos fama de querer hombres adivinos (no sin motivo, lo confieso :P), he conocido muchos que nos creen en posesión de la bola mágica ;).

Aunque tengas una posición holgada, haz que tus hijos paguen parte de sus estudios. Bueno, no sé, pero sí que hay que enseñarles a valorar el dinero, y en estos tiempos cuesta horrores conseguirlo.

Has dos copias de las fotos que saques y envíalas a las personas que aparezcan en las fotos. 

Trata a tus empleados con el mismo respeto con que tratas a tus clientes. Yo simplemente diría que trates a TODO EL MUNDO con respeto, algo que cada vez abunda menos.

No olvides que el silencio es a veces la mejor respuesta. Bueno, no sé. No tenemos más que ver a Rajoy, ¡que ésta debe tenerla apuntada en el espejo del baño!

No deseches una buena idea porque no te gusta de quien viene. A mí esta me recuerda a las personas que dicen sistemáticamente que NO a todo, que son el espíritu de la contradicción. Con los años estoy aprendiendo a huir de ellas.

Nunca compres un colchón barato: nos pasamos la tercera parte nuestra vida encima de él. ¡Sobre todo si tienes problemas de espalda! Y no te olvides de la almohada...

No confundas confort con felicidad. No, no tienen mucho que ver.

Nunca compres nada eléctrico en una feria artesanal. 

Escucha el doble de lo que hablas (por eso Dios nos dio dos oídos y una sola boca). Para una mujer es un poco difícil, jajaja! Ahora en serio, como dice mi padre: "ver, oír, callar, y aprender".

Cuando necesites un consejo profesional, pídelo a profesionales y no a amigos. Bueno, yo prefiero preguntar a los dos, de todo se aprende.

Aprende a distinguir quiénes son tus amigos y quiénes son tus enemigos. Yo más bien diría "aprende a distinguir a tus verdaderos amigos".

Nunca envidies: la envidia es el homenaje que la mediocridad le rinde al talento. Hombre, la envidia "sana" (si es que eso existe) es difícil de evitar y tampoco creo que sea pecado mortal.

Recuerda que la felicidad no es una meta sino un camino: disfruta mientras lo recorres. Para mí éste es fundamental: disfrutar de las pequeñas cosas, "aquí y ahora".

Si no quieres sentirte frustrado, no te pongas metas imposibles. Pero ponte metas difíciles. Decir "no voy a poder, es muy difícil de conseguir" sólo te provocará frustración (salvo que seas una persona conformista, pero feliz con su vida. En ese caso, no digo nada).

'La gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor de todo... simplemente disfruta al máximo de todo lo que Dios pone en su camino'. Bueno, Dios y yo no es que hablemos mucho, pero vale, dejémoslo en disfrutar del "aquí y ahora". Como me dijo una vez un amigo siquiatra, "no olvides que el mañana no existe", y se me quedó grabado a fuego.
____________________________________________

En este enlace hay una versión ampliada, con nada menos que ¡1528! consejos, por si alguien quiere ampliar conocimientos....

9 de enero de 2014

Buenos (y nuevos) propósitos. O "cuando nuestras expectativas nos superan"


No voy a ser nada original en mi vuelta de vacaciones, aunque no sé si la palabra "vacaciones" es la más adecuada en este caso. He pasado dos semanas en España después de mi primer casi cuatrimestre como emigrante en Alemania, y la primera semana fue un no parar de familia, y la segunda un no parar de hacer cajas y más cajas para continuar con el traslado, que estoy haciendo por etapas. En fin, que descansar y "vacacionar", no es que haya descansado mucho. Eso sí, los abrazos a los míos me han ayudado a cargar pilas y siempre merecen la pena.

El caso es que mis propósitos para este año han cambiado bastante desde que llegué. Vine con la idea ingenua (a mis años, si es que nunca se aprende lo suficiente...) de que me instalaría en uno o dos meses, a estas alturas estaría en un curso intensivo de alemán, y como mucho en septiembre estaría buscando (y encontrando trabajo). Pero no, la realidad casi nunca es cómo uno la había imaginado (aunque no es necesariamente peor), y mis prioridades, mis expectativas, y mis propósitos han cambiado bastante en cuatro meses.

La cruda realidad es ahora mismo ésta:

- Después de un año preparando y planificando el traslado, estoy física y mentalmente agotada. Aunque eso sí, muy contenta con la decisión, a pesar de lo duro de la separación familiar.

- Me he dado cuenta en poco tiempo de que aquí, dónde estamos completamente solos, mi familia, y especialmente mis hijos, me necesitan más que nunca y me absorben la mayor parte de la energía. Cada uno a su manera. El de 14 años porque necesita que "esté ahí" para hablar y para poner un poco de orden en su vida. El de casi 3 años, porque me necesita para sobrevivir en un mundo nuevo dónde hablan "raro" y no se dan achuchones ni besos como en su guardería española, y desde que vinimos se me pega como una lapa. Así que aquello del curso intensivo
de alemán, por no hablar de apuntarme al gimnasio (me muero de risa...), ha quedado de momento pospuesto sin fecha concreta.

Y mi marido, también a su manera, me necesita más aquí que en España porque aquí soy más "el pilar de la familia", aunque suene muy rimbombante :). Aquí soy la que se ocupa de todo porque hablo algo de alemán, y realmente me he convertido en "el ama" de la casa (aunque hacen lo que quieren de mí, pero bueno....). Y no me puedo poner mala, ni tomarme vacaciones, ni decir "hoy me voy a casa de mi madre a que me haga una de sus supertortillas de patatas y a pasar la tarde haciendo ganchillo y dejándome querer".

- Para rematar, hacer aquí cualquier gestión, aunque son mucho más sencillas que en España (lo sé, eso no tiene mucho mérito :P), me cuesta horrores, porque resulta que los jodíos lo tienen casi todo en alemán, ¡ya ves tú qué cosas! Y entre mis grandes amigos el traductor de Google, el diccionario Pons, mi amiga-alemana-que-vive-en-España, y grandes dosis de paciencia y tiempo, he conseguido hacer ya casi todo lo necesario para instalarnos. Ya os haré una lista en un post aparte, para el que se esté planteando seriamente emigrar.

Total......... que mi trabajo actual es ser Ama de Casa con mayúsculas y con todo lo que eso conlleva, que Forges explica de maravilla:


Y curiosamente, yo que he sido siempre tan moderna e independiente, confieso que no me siento mal en mi nuevo papel, en gran parte porque siento que los míos me lo agradecen. Y porque sé que lo tengo que hacer porque ahora es ése mi trabajo. No es lo que más me gusta, pero es lo que hay. Así que mis propósitos inmediatos han cambiado mucho y son bastante simples:

- Descansar lo que pueda y recuperarme del palizón (cuando pueda y el tiempo que necesite, porque todavía no he terminado con el traslado).

- Tomarme algo de tiempo para mis cosas, ya sea leer (aunque no sé si me acordaré....), hacer ganchillo, contaros cosas en el Blog, visitar a los amigos, ... lo que sea, pero que me apetezca porque sí.


- Pasar tiempo con mi marido en plan de "novios". De paseo, de cañas, de museos, o simplemente vagueando y viendo una película tirados en el sofá. Y no doy más detalles, pero os los podéis imaginar ;).









Como veis, nada de propósitos ambiciosos ni sobrecargados, y seguramente políticamente incorrectos, porque las mujeres nos hemos metido en la cabeza que tenemos que ser siempre Superwoman en versión de ir por casa, y a los 46 años he dicho "basta por el momento". Y sé que mucha gente cercana no lo entenderá, pero lo bueno de cumplir años es que cada vez te importa menos cómo te juzguen los demás.



Aclaro que no se trata ni de esto:


...ni de esto!:



En fin, creo que la mayoría entendéis a lo que me refiero :):


Y después de todo este rollo que os he soltado, os dejo con un vídeo que no es ninguna novedad, pero que te hacer sentir un poquito lo que es el reencuentro con tu familia cuando estás lejos. Aunque la realidad supera con mucho al vídeo, y lo peor de todo es la despedida, imposible de describir con palabras.









21 de diciembre de 2013

España cambia de color


Hoy es un día triste. No sabía cómo escribir este Post para ser políticamente correcta (algo que intento siempre), pero tampoco me podía quedar callada, así que he optado por escribir poco.

Soy mujer y madre de dos hijos a los que adoro, como cualquier madre. Desde muy joven, cuando ni siquiera existía una ley del aborto, tuve claro que quería ser madre, pero que también me merecía, como mujer, el derecho a decidir. Por las razones que sea. Me dan igual, entre otras cosas porque no soy quién para juzgar a otras mujeres.

La maternidad es algo muy importante y de una grandísima responsabilidad, que exige mucho de la mujer y condiciona totalmente su vida. Marca un antes y un después, y siempre defenderé que debe ser un derecho de la mujer. Hoy nos lo han quitado, y aunque yo seguramente ya no necesite ejercer ese derecho y, por suerte, nunca lo necesité, me duele en lo más profundo. 

Ahora en el mapa que ilustra este Post, España volverá a cambiar de color y, como se puede apreciar, nos alejaremos un poquito más de Europa. Habrá que buscar el color de la hipocresía, o el de la arbitrariedad, el de la prepotencia quizá, el del egoísmo, el de la falta de caridad. El negro le iría bien. Sencillamente, no lo puedo entender.

Os dejo el enlace a un artículo de El País, que comparto plenamente: Diez razones para no cambiar la ley del aborto.


15 de diciembre de 2013

"Cómo alemanizarse (5)": "Groko", la Gran Coalición.


(Imagen sacada de: "Groko" ist Wort des Jahres.)

Para quien esté pensando en alemanizarse, la Gran Coalición ("Grosse Koalition") de gobierno que acaba de acordarse en Alemania es un concepto importante. No en vano ha sido elegida "Groko" como palabra del año. En este artículo del País está muy bien resumido el tema: Las bases socialdemócratas alemanas votan a favor de la Gran Coalición.

Para aclararnos, y aunque las comparaciones son odiosas, en Alemania la CDU (Unión Demócrata Cristiana de Alemania) sería el equivalente del PP (y Merkel de Rajoy), y el SPD (Partido Socialdemócrata de Alemania) el equivalente del PSOE (y Gabriel de Rubalcaba). Salvando una distancia astronómica, claro...





El FDP (Partido Democrático Liberal) era el anterior socio de Merkel en el gobierno:



Y el principal partido de la oposición es "Die Linke" ("La Izquierda"):


(Logotipos sacados de Wikipedia).


Copio y pego los párrafos principales del artículo, porque está explicado de forma breve pero muy completa, y hay enlaces a las noticias relacionas, por si os interesa.
____________________________________

Tras la derrota electoral del pasado 22 de septiembre, cuando el SPD cosechó el segundo peor resultado electoral de su historia, Gabriel maniobró el partido hacia una Gran Coalición que encontraba fuertes resistencias entre las bases y entre algunos significados barones regionales. Su estrategia fue todo lo contrario de un golpe de mano. Mientras Merkel sondeaba a Los Verdes en negociaciones con escasas perspectivas, Gabriel reunía a la Ejecutiva del SPD para buscar una ruta de aproximación a Merkel sin amotinamientos. Decidió jugársela con dos promesas: exigir un salario mínimo interprofesional de 8,5 euros por hora y consultar a las bases sobre los términos concretos del acuerdo. El largo proceso concluyó el sábado con la luz verde al pacto con Merkel, que convirtió a Gabriel en el líder del SPD más poderoso desde que Gerhard Schröder perdió las elecciones de 2005.

La canciller se ha dicho este sábado “contenta de empezar el trabajo”. El SPD obtuvo el 26% de los votos en septiembre, muy por detrás del excelente 41,5% de los democristianos. Merkel se quedó a cinco diputados de la mayoría absoluta, pero también sin sus socios de Gobierno en la pasada legislatura. El liberal FDP no llegó al 5% necesario para ingresar en la Cámara baja (Bundestag). La nueva coalición tiene una mayoría aplastante en el nuevo hemiciclo, donde ocupan el 80% de los escaños. Liderará la Oposición el partido La Izquierda (Die Linke), tercera fuerza parlamentaria por delante de Los Verdes.

El farragoso proceso de negociaciones y la posterior consulta en el SPD se ha vivido con considerable paciencia entre los votantes alemanes. La mayoría de ellos favorecía la gran Coalición como salida al empate técnico entre los bloques parlamentarios de centroderecha y centroizquierda. Esta semana, la Sociedad de la Lengua Alemana eligió el acrónimo ‘GroKo’ —de Gran Coalición— como palabra alemana del año 2013. La nueva voz, surgida en Twitter, es de lo poco que ha tenido de breve la gestación del gobierno alemán en ciernes.
________________________________


¿Os imagináis un pacto de gobierno semejante en España? Rajoy de presidente y Rubalcaba de vicepresidente. Y repartiéndose los ministerios...


¡Madre mía, cuánto camino nos queda por andar!




13 de diciembre de 2013

Mis peripecias en el Consulado (1)

Aunque parezca mentira, desde que llegué a Alemania sólo he tenido problemas en el Consulado. Aunque pensándolo bien, puesto que el Consulado es un trozo de España en el extranjero, tampoco parece mentira, más bien es lo normal.

Hasta ahora he hecho tres visitas al Consulado: para inscribirnos como residentes en el extranjero, para hacer una solicitud de pasaporte adicional, y ayer mismo para solicitar un certificado de residencia de mi marido. La visita de ayer fue de traca, la segunda me la saltaré porque sería muy larga de explicar y tampoco os aportaría mucho, y la primera os la cuento luego. En todas "pasó algo", normalmente relacionado con la improvisación y la desconfianza típicamente españolas.

Empiezo por la primera, el REGISTRO COMO RESIDENTE. Es un registro teóricamente obligatorio cuando tu traslado no es temporal, pero como nadie lo controla ni hay ningún tipo de penalización por no inscribirse, hay gente que lo hace. Por eso las estadísticas de españoles que han emigrado no son reales y se quedan siempre cortas.

Puedes hacer dos tipos de registros: provisional por un año, que tienes que renovar si sigues aquí, o definitivo, que es el que hemos hecho nosotros. La documentación se puede encontrar a través de la web del la Embajada de España en Berlín:


Desde ahí hay un enlace a los Consulados:


Se indica expresamente: "Los españoles residentes en el extranjero deben inscribirse en el Registro de Matrícula Consular correspondiente a la demarcación en la que tienen su domicilio. La inscripción les permitirá renovar su documentación, poder acreditar que se es residente en el extranjero y participar en los procesos electorales que se convocan en España, salvo en las elecciones municipales." y "Se aconseja a los españoles que se encuentran temporalmente en el extranjero que se inscriban en el Registro de Matrícula Consular correspondiente al lugar donde se encuentran como "no residentes"", así que entiendo que la inscripción es obligatoria cuando has cambiado tu residencia habitual.

La lista de embajadas y consulados de todo el mundo está aquí: Embajadas y Consulados, y las de Alemania se encuentran aquí: Embajadas y Consulados en Alemania. Pinchas en tu ciudad, o en la más cercana a tu domicilio, y te indican qué documentación hace falta para inscribirse. Y ahí empieza el baile, porque cada consulado pide una documentación diferente, supongo que dependerá del gusto del Cónsul o de la dirección del viento, no lo sé. Pero no sólo eso, puede ocurrir que llegues con todos tus papeles y te ocurra lo que a mí:

- Yo: Hola, venimos a inscribirnos.

- La otra: ¿Trae todos los papeles? 
- Yo: Sí, eso creo.
- La otra, con cara de estar pensando "ya....": A ver...
- Yo, sacando toda la retahíla de papeles: Tengo los formularios, las fotos, los DNIs, los Pasaportes, los libros de familia, lo del censo........
- La otra: ¿Ha traído fotocopias?
- Yo, sentada al lado del cartel dónde pone "no se harán fotocopias de la documentación" (no lo sabía, pero lo supuse): Sí.

Observa mi documentación, a ver dónde me podía pillar, y me dice: "lo del censo de los niños no lo ha traído". Yo pensando "¡mecagüenlamar, que me ha pillado!". "Pero lo puede rellenar aquí". Menos mal...

Empieza a inscribirnos uno por uno, y cuando llega a mi hijo mayor, que es hijo mío, pero no de mi marido, me suelta:

- La otra: "¿Ha traído la sentencia de divorcio?".
- Yo: No (Y prudentemente me callé: "Es que no está en la lista de documentación de su página web", porque no quería líos y se habría reído en mi cara).
- La otra: Pues me hace falta para ver que Ud. tiene la custodia, porque podría haberse traído al niño sin permiso de su padre.

El caso es que yo me olí antes de salir de casa que me iban a salir con algo así, pero pensé "no, no lo pone en la web, y esto es Alemania, esas cosas no pasan", pero claro, pequé de ingenua, porque el Consulado no es Alemania, es España. Y se nota.

Me callé las ganas de decirle: "Señora, si hubiera secuestrado a mi hijo me estaría buscando la Polizei y no vendría al Consulado a contárselo, sabe...", y en lugar de eso le pregunté:


- Yo: ¿Pero hace falta de verdad?
- La otra: No sé, voy a preguntarlo...

Me volví a callar las ganas de decirle "¿Pero entonces hace falta o no hace falta? ¿O lo decide el Cónsul según se haya levantado con el pie izquierdo o con el derecho?". Vuelve en unos minutos:

- La otra: Mejor si lo trae o lo manda por mail.

Por dentro me hervía la sangre, de verdad. No hacía falta el papel, pero tenían que poner la guinda. Y tuve suerte porque no me hizo volver otro día, pude usar el mail, alabadoseaelseñor. Es en lo único que se han medio alemanizado, en que saben que el mail existe y se puede usar para hacer trámites.

Aparte, me guardé mucho de decirle que yo podía tener tres sentencias diferentes, o cinco, o seis, o haber perdido la custodia el mes pasado y la sentencia que tenía no ser ya válida, pero no era plan de darle ideas, no fuera a requerir la presencia física de mi exmarido, capaces son...

Luego le tocó el turno a mi marido, porque "ha traído Ud. el segundo pasaporte y no el primero, y aquí no sé si le debo poner el sello", o no sé qué leches, pero el caso es que se marchó sin sello en el pasaporte.

Y el colmo fue cuando  le pregunté algo sobre la seguridad social alemana, y en un momento de inspiración divina me soltó: "Pues no sé si su hijo, al no ser hijo de su marido, estará cubierto por la SS, porque como Ud. no trabaja....". Y me tuvo dos meses en vilo, pensando que a ver qué hacía yo con el chiquillo si no me lo cogían en la SS. Pero sí, claro que está incluido, así que mejor no hagáis muchas preguntas en el Consulado, no sea que "no sepan si...".

Una vez hechos los trámites, pedimos un CERTIFICADO DE RESIDENCIA (es equivalente a un certificado de empadronamiento) para cambiar el domicilio en el DNI en nuestro siguiente viaje a España. Todo iba bien, hasta que el representante consular tuvo que firmarlo, porque "es que está en medio de una conversación muy importante con España y hay que esperar a que acabe". Al cabo de 20 minutos, nos dice el funcionario (muy amable el chico, por cierto): "Como está tardando, os lo podemos mandar por correo, llegará en un par de días". "Vale, claro". Y mira el chico hacia la pared y nos dice: "Lo que pasa es que me tenéis que pagar el sello, porque la cosa está muy mal...". En la pared había un cartel que decía algo así como:

"Para el envío de documentación se entregarán sobres franqueados o se pagarán 0,58 céntimos del sello".



Estaba claro, estábamos en España... Lo de ayer os lo cuento el próximo día, cuando se me pase un poco el cabreo, que resultaré más políticamente correcta.



2 de diciembre de 2013

"Cásate y sé sumisa", ese gran libro de humor


Llevo varios días oyendo hablar de este libro, "Cásate y sé sumisa" (por supuesto con asombro y bastante indignación), y hoy por casualidad he llegado a este artículo del "Huffington Post", dónde hacen un muy buen resumen del tema.

Pero lo mejor no es el resumen, es la selección de 35 frases del libro, a cual más asombrosa. No he tenido el placer de leer el libro y me fiaré de la veracidad de las citas, que podéis leer en el propio artículo, pero la verdad es que mi marido y yo nos hemos reído muy a gusto leyendo algunas que no tienen desperdicio. 

Por cierto, me he acordado de este post que escribí hace un año, que va en la misma línea: "Voy a ser una buena esposa". Aunque esto ocurría en los años 50. Por lo visto para algunos las cosas no han cambiado.



Ahí va mi selección, y en rojo mis comentarios:

"Debemos dar un paso atrás en la vida personal" / "El secreto de un matrimonio santo o, lo que es lo mismo, un matrimonio feliz, es que las mujeres ante el hombre que hemos elegido, demos un paso atrás". Eso, o dos...

"Tu marido es ese santo que te soporta a pesar de todo. Si algo que él hace no te parece bien, con quien tienes que vértelas es con Dios: puedes comenzar poniéndote de rodillas y la mayoría de las veces todo se resuelve". ¡Me ha encantado la primera frase, y  a mi marido más! Dice que me va a comprar el libro. 

"La mujer lleva inscrita la obediencia en su interior. El hombre, en cambio, lleva la vocación de la libertad y de la guía". Pues a mí esa línea se ve que no me la escribieron.

"¿Tengo que darle la razón aun cuando no la tenga?" Yo diría que sí / "En caso de duda, obedece. Sométete con confianza" / "Debes someterte a él. Cuando tengáis que elegir entre lo que te gusta a ti y lo que le gusta a él, elige a su favor". Vale, me ha quedado claro. La frase es "Lo que tú digas, cariño", apréndetela bien.  

"Todavía no eres una cocinera experimentada ni una ama de casa perfecta. ¿Qué problema hay si te lo dice? Dile que tiene razón, que es verdad, que aprenderás". Y de paso , flagélate.

"La identidad de la mujer es la acogida. El feminismo ha negado tal cosa y nos ha jorobado. Porque cuando se traiciona la propia naturaleza se pierde el juicio". Normal, por eso estamos todas locas como cabras...

… y de ahí viene ésta, la consecuencia lógica: "Pregúntate qué otro podría soportarte (...) pregúntate qué otro podría tolerar algunas de tus gravísimas psicopatologías". Pobrecitos... La culpa la tienen las feministas.


"Echo dolorosamente de menos aquellos tiempos en que los maridos aparecían solamente a la hora justa preguntando: '¿qué hay de comer'? ¡Esta es la mejor! No tengo claro si es que no quiere ver al marido por casa o si lo mejor es que no hable, pero no voy a leer el libro para salir de dudas.


En fin... lo que yo me pregunto es a qué tipo de hombre le puede gustar una mujer así, de verdad que no lo puedo entender. Supongo que tiene que haber de todo en esta vida.

Y para terminar, os dejo con un vídeo del Fari, con el que nos quedará más claro el concepto "de la mujer granujida que no respeta al hombre blandengue":




26 de noviembre de 2013

¡Qué bonita es la nieve! (Al menos de momento...)


Pues sí, ya nieva en Alemania, y eso para una medio valenciana-alicantina como yo, totalmente de secano y mar, es toda una novedad.

Hoy, por primera vez en mi vida, he salido de casa con -4º C y nevando (poquito, pero nevaba). Había nevado por la noche, y ahí iba yo, camino de la guardería con el enano en su carrito, más contenta que unas Pascuas.

Ya veremos si dentro de unos meses no me pasa lo que al argentino este que se fue a Canadá.... Os dejo el vídeo, que es buenísimo:




23 de noviembre de 2013

Por qué los hombres nunca están deprimidos

Como en el post anterior, os paso una de esas tonterías que llegan por Whatsapp, y le añado una ilustración de Maitena, que siempre es un buen "bálsamo antidepresión".



POR  QUÉ LOS HOMBRES NUNCA ESTÁN DEPRIMIDOS:

Conservan su apellido.

El garaje es todo suyo.

La preparación de la boda se hace sola.

El chocolate es algo que se pueden comer.

Nunca se quedan embarazados.

Los mecánicos les cuentan la verdad.

El mundo es su orinal.

Nunca tienen que conducir hasta la próxima gasolinera porque en ésta están los lavabos sucios.

Mismo trabajo, mayor salario.

Las arrugas añaden carácter.

La gente nunca les mira los pechos cuando les están hablando.

Los zapatos nuevos no les destrozan los pies.

Las conversaciones telefónicas duran 30 segundos.

Unas vacaciones de 5 días necesitan sólo una maleta.

Pueden abrir todos los frascos.

Su ropa interior cuesta 8,90 €, en pack de tres.

Tres pares de zapatos son más que suficientes.

Son incapaces de ver arrugas en su traje.

Todo en su cara permanece en su color original.

El mismo peinado les dura años, quizás décadas.

Sólo tienen que afeitarse la cara.

Pueden jugar con juguetes toda su vida.

Una cartera y un par de zapatos, un color para todas las estaciones.

Pueden llevar pantalones cortos independientemente de cómo luzcan sus
piernas.


Pueden ' hacerse ' las uñas con una navajita de bolsillo.

Pueden escoger si quieren dejarse bigote.


Pueden comprar los regalos de Navidad para 25 parientes, el 24 de diciembre, en 25 minutos.


20 de noviembre de 2013

Interrogatorios femeninos

Esto me ha llegado por Whatsapp y me ha parecido genial, así que lo comparto con vosotros y aprovecho para mandaros un abrazo desde la fría Alemania.


Ella : ¿Qué harías si me muriese?
El : Te guardaría luto.
Ella : ¿Durante mucho tiempo?
El : Muchísimo tiempo.
Ella : ¿Por qué?
El : (serio) Porque te quiero y tu pérdida seria dolorosa para mi.
Ella : (con una sonrisa). Qué bonito. ¿Volverías a casarte con otra?
El : No.
Ella : (con expresión dolida) ¿Por qué no? ¿No te gusta estar casado?
El : Sí que me gusta.
Ella : ¿Entonces sí que te volverías a casar?
El : (carraspea) Creo que después de haberte guardado luto durante el tiempo suficiente y mi vida volviese a tener sentido, sí.
Ella : ¿También dormirías con ella en nuestra cama?
El : Es de suponer, ¿no?
Ella : ¿ Reemplazarías mi foto por la de ella en la mesilla de noche ?
El : Pondría las dos fotos.
Ella : ¿ También tendrías sexo con ella? ¿En nuestra cama?
El : (bebiendo un sorbo de café) Seguramente llegaríamos a eso. Supongo….
Ella : ¿Jugarías también al golf con ella?
El : Si, lo haría.
Ella : ¿ Le darías mis palos de golf?
El : No, es zurda.
Ella : ¿¿¿¿Cómo????
El : ¡¡¡¡¡ Mierda !!!


JAMÁS TE SOMETAS AL INTERROGATORIO DE UNA MUJER. NO TENEMOS RESISTENCIA NI INTELIGENCIA PARA ELLO. NO CONVIERTAS TU VIDA EN UN INFIERNO. ¡¡¡¡TE DEFIENDES MEJOR CALLADO!!!


19 de octubre de 2013

Cómo empezó este blog, y un recopilatorio.

Hace poco, un lector que llegó con tres años de retraso a una de mis entradas, "Cómo cazan las mujeres", me hizo recordar cómo empezó este blog y darme cuenta de cuánto ha cambiado. No es que el cambio no me guste, es simplemente diferente y refleja los cambios en mi vida en los últimos años.

Empecé hace casi cuatro años hablando de hombres y mujeres porque tenía muchas cosas ya escritas sobre el tema, siempre en tono de humor, de una época de soltería posterior a mi separación, hace más de once años. Aquella etapa de libertad, que duró unos tres años, me permitió vivir muchas cosas que desconocía y me sirvió también para crecer, como todas las nuevas experiencias, sean buenas o malas. Hasta ese momento faltaba en mi vida una fase de "despendole", como me decía mi madre ("Nena, estás despendolada", frase muy suya), porque casi todo había sido "como debe ser", bastante formal y contenido, y aquello me dio vidilla y llenó una etapa que me había saltado.

El caso es que con mi mente ingenieril empecé a analizar cómo interactuábamos los hombres y las mujeres, y como sentido del humor, por suerte, nunca me ha faltado, empezaron a surgir una especie de monólogos sobre el tema. Los amigos me animaban a que escribiera más, y entonces una amiga me dio la idea del blog.

La experiencia me encantó y me encontré con gente increíble. Gente a la que no conozco, a la que le pongo una cara imaginaria, gente de la que a veces he llegado a ser amiga, o he podido conocer en persona, gente a la que tengo pendiente conocer y no pierdo la esperanza de lograrlo, y gente que ha desaparecido, pero cuyos comentarios han dejado huella en este blog. En definitiva, gente que me ha enganchado y por la que sigo aquí, después de muchas tentaciones de dejarlo, a pesar de haber perdido la continuidad que tenía antes y de no encontrar nunca dos o tres horas de la tranquilidad necesaria para escribir de la manera que me gustaría. A pesar de que apenas puedo visitar a mis amigos blogeros, sé que están ahí, y eso me anima a compartir mis cosillas con ellos.

El caso es que, después de un hijo más, una emigración y 114 entradas, sigo aquí "por vuestra culpa", y por ello os doy mis más sinceras gracias.

Y para celebrarlo, ya que no nos podemos tomar unas cañas, he preparado un recopilatorio de mis entradas favoritas, aunque me ha costado mucho elegir las mejores, porque muchas más de las que aparecen aquí tienen "algo" que las hace especiales para mi.

Ahí van....

1. Mi primer post tiene que estar en la lista, cómo no. Es del 26 de enero de 2010, y lo llamé "Problemas de cobertura". Analiza la desconexión mental de los hombres en determinados momentos. Bueno, en muchos momentos, ejem...

2. El 13 de febrero de ese año publiqué "Cómo entrarle a un desconocido sin parecer una guarra", algo muy útil, ¿no me digáis que no? :).

3. Este fue un encargo de mi amiga Eva, a la que conocí por el blog, y de cuya boda posterior soy en parte responsable. No le hizo falta ligar en una boda, ¡lo hizo aquí! "Cómo ligar en una boda", y la historia de Eva y Juanjo: "La quedada de Valencia y una historia de amor".

4. "Soy una mala madre", del 21 de marzo de 2010, fue un post terapéutico y al que le tengo mucho cariño.

5. "Noche de póker con mi marido y sus amigotes", del 18 de abril de 2010, de una época en la que no tenía al pequeñajo y podía salir por las noches y todas esas cosas de las que ya no me acuerdo.

6. "Los cazadores, qué son y cómo salir viva", y su homólogo femenino, "Cómo cazan las mujeres". Con estos me reí mucho, sobre todo buscando las similitudes entre los tipos de cazadores y los animales.

7. "Qué nos pasa a las mujeres a los 40, parte 1", y la "parte 2", porque salía tan largo que lo tuve que dividir en dos. Éste fue también muy terapéutico y me reí mucho escribiéndolo.

8. "El clítoris, ese gran desconocido", en sus dos partes la parte 1, dedicada al sexo oral y la parte 2, dedicada al sexo "digital". A éstos les di mil vueltas porque el tema era muy explícito y no tenía claro cómo iba a quedar.

9. "Los pedos en la cama", que es el tercer post más leído del blog, visto 7.905 veces, y tiene un vídeo muy bueno al final.

10. "Cómo conseguir que tu marido haga lo que tú quieres", que no debí escribir nunca, ¡porque ahora mi marido conoce el truco! Éste es el segundo más leído, 10.021 veces hasta hoy.

11. Y éste no lo iba a poner, pero me he dado cuenta de que es el más leído con diferencia, ¡23.607 veces!: "Para los maridos: cómo sobrevivir a un embarazo", así que se merece un sitio en el "Top 10", aunque sea el número 11.

Añadido de última hora (24/10/2013): Acabo de recordar que me he dejado uno al que en su día le di muchas vueltas, el de los comodines (que algunos llaman follamigo/a, pero a mí es que esa palabra no me gusta mucho). Es éste: Los comodines: Cómo manejarlos. Lo cierto es que ahora lo leo y me parece ciencia ficción, ¡qué vueltas da la vida1


Pues lo dicho, muchas gracias por estar ahí :).